Shelters empresariales en México: de regreso a petición del público

La semana pasada le pedimos a Eduardo Saavedra, vicepresidente ejecutivo de Desarrollo de Negocios de Tetakawi, que escribiera sobre los shelters empresariales (también llamados “albergues”) de México como una alternativa a la fabricación por contrato, con la que nuestros lectores tienden a estar más familiarizados debido a sus operaciones de fabricación en China.

Nuestras publicaciones sobre el traslado de la manufactura de China a México han sido increíblemente populares. El artículo «México es la nueva China» y los fabricantes se están desplazando hacia allá es nuestra cuarta entrada de blog más leída de todos los tiempos, obteniendo casi 10,000 visitas y acercándose a los 100 comentarios en LinkedIn. Incluso hemos recibido algunas sugerencias (creo que a modo de broma) para que cambiemos el nombre de nuestro blog a “Mexico Law Blog”. La publicación de Eduardo también atrajo mucha atención y generó una serie de preguntas, así que les animo a que lean su explicación detallada acerca de las operaciones de fabricación y las empresas shelter. Con los aranceles y los costos de envío de China, más las tensiones geopolíticas in crescendo, parece que para muchas empresas ha llegado un momento clave para el cambio, es decir, el traslado de la fabricación fuera de China.

En esta publicación describiré brevemente las características básicas de las operaciones de fabricación mediante los servicios shelter en México y algunas de sus ventajas con respectos a la fabricación por contrato. Volviendo sobre el artículo de Eduardo, las empresas shelter de México ofrecen a sus clientes extranjeros una serie de servicios, lo que les permite a esos clientes permanecer enfocados en sus áreas de especialización, por ejemplo, en las operaciones de fabricación, control de calidad y servicio al cliente. Los servicios que ofrecen las shelter empresariales mexicanas suelen incluir, entre otros:

  • Funciones administrativas generales
    • Contabilidad y nóminas
    • Declaración de impuestos
    • Recursos Humanos y contratación
    • Conformidad con requisitos aduaneros
    • Administración de la importación y exportación
    • Cumplimiento de la normativa medioambiental

 

Para los fabricantes, este modelo de empresas shelter mexicanas tiene las siguientes ventajas:

  1. Responsabilidad jurídica reducida. Los fabricantes extranjeros no se registran como personas jurídicas mexicanas; la empresa shelter se responsabiliza de toda la gestión y del cumplimiento legal.
  2. Establecimiento rápido. Las empresas shelter mexicanas ofrecen una vía de entrada y establecimiento del negocio sin complicaciones para los fabricantes extranjeros; tienen instalaciones físicas y experiencia en la obtención de permisos y en el cumplimiento de todos los requisitos administrativos.
  3. Menores costos. Debido a que el modelo de empresa shelter se desarrolló (en la década de 1980) para hacer que México fuera más atractivo para los fabricantes extranjeros, las empresas shelter se benefician de incentivos gubernamentales sobre la tributación y los ingresos.
  4. Conocimiento local. Como sucede cuando usted se asocia con cualquier empresa local en cualquier lugar, las empresas shelter mexicanas pueden proporcionar información valiosa y acceso al mercado local, incluido el acceso a la contratación de empleados de alta calidad.
  5. Mayor control. Debido a que las empresas shelter no son puros fabricantes, no compiten con sus clientes extranjeros, lo que puede ser un gran problema para las empresas que se dedican a la fabricación por contrato en China. Vea el artículo Su proveedor de productos chino es su competidor, no su amigo. En virtud de un programa shelter mexicano de fabricación, los clientes extranjeros poseen y controlan su propiedad intelectual, activos de producción, procesos de producción, procesos de control de calidad y cadena de suministro. Esto les da la opción de supervisar de manera integral la consistencia del producto, garantía de calidad, etc.

Sí, siempre habrá una tercera opción para los fabricantes, que es establecer fábricas subsidiarias de propiedad total (conocidas legalmente en China como empresas de propiedad totalmente extranjera, WFOE), pero esto tiende a ser un proceso costoso y engorroso para las empresas que ingresan al mercado por primera vez o que aún no están fabricando grandes cantidades de producto(s).

Por supuesto, la solución de fabricación y el país que tenga más sentido para su empresa dependerán de muchos factores, entre los que se encuentran su tamaño, experiencia y capacidad para «hacer las cosas por propia cuenta». Pero para muchas empresas que ven a México como una solución a los costos arancelarios, costos de envío, riesgos geopolíticos, problemas de calidad, problemas de robo de propiedad intelectual, el modelo shelter de México para la fabricación ofrece una forma relativamente rápida, confiable y de bajo riesgo de reorganizar su cadena de suministro en momentos inciertos.