Sephora allana el camino para regular los cosméticos con CBD

Mientras la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) continúa dando largas en la apertura de un camino claro en lo referente a la venta y comercialización de productos con cannabidiol (CBD) derivado del cáñamo, las agencias extranjeras y los actores de la industria están liderando el camino y adoptando sus propias normativas y regulaciones.

La semana pasada, Sephora —el gigante dedicado a la belleza— anunció que había empezado a aplicar estándares específicamente diseñados para todos los productos de CBD que se encuentran en sus estantes para garantizar que estos productos cumplan con los estándares de alta calidad de la compañía.

Para cumplir con estos estándares, todos los productos de CBD de cáñamo vendidos en Sephora deben:

  1. contener exclusivamente extractos de CBD de espectro completo o amplio espectro, sin aislar.
  1. ser derivados del cáñamo cultivado en Estados Unidos
  1. estar acompañado de un certificado de análisis, a disposición de los clientes que lo soliciten.
  2. someterse a tres pruebas de calidad y pureza, incluidos los niveles de concentración de CBD, así como de contaminantes microbianos y químicos.
  1. cumplir con las normas “Clean At Sephora” impuestas a todos los productos comercializados por la empresa, que prohíben el uso de más de 50 ingredientes, incluidos sulfatos, parabenos, ftalatos, aceites minerales y otras toxinas potenciales.

Como el primer minorista nacional en adoptar los estándares para CBD, Sephora plantea la necesidad de ayudar a los consumidores a recorrer este complejo panorama normativo.

Los tópicos de CBD representan un porcentaje significativo del floreciente mercado de CBD. Según un informe de agosto de 2019 publicado por Grand View Research, Inc., se espera que el mercado mundial de cosméticos con CBD, con Estados Unidos a la cabeza, alcance los 1.7 mil millones de dólares para 2025. Sin embargo, en 2017, se descubrió que el 60% de los productos en línea que contienen CBD, que fueron revisados ​​en un estudio publicado por el Journal of American Medical Association estaban mal etiquetados. Estar etiquetados incorrectamente a menudo conlleva afirmaciones falsas respecto a los niveles de concentración, y el 26% de estos productos contenían concentraciones más bajas que las que figuraban en sus etiquetas.

Además, podríamos añadir el problema de la adulteración y la triste realidad de que muchos tópicos y productos ricos en CBD generalmente contienen sustancias peligrosas. Obviamente, los problemas son muy complejos y enfatizan la necesidad de mantener estándares como los adoptados por Sephora para proteger a los consumidores de una crisis de salud pública.

Aplaudimos a Sephora en su afán de liderar el camino hacia la regulación del sector y esperamos que la iniciativa de la compañía presione aún más a la FDA para que cumpla con su responsabilidad de garantizar la seguridad de los cosméticos de nuestra nación (entre otras cosas), adoptando sus propias regulaciones para la venta y comercialización de estos productos.

Continuaremos informándole sobre cualquier otro avance normativo a través de este blog.