Cómo comprar propiedades inmobiliarias o bienes raíces en Estados Unidos siendo extranjero

La mayoría de los inversores esperan que la recientemente estrenada presidencia de Joe Biden marque el inicio del regreso a una nueva «normalidad» para las inversiones con destino a Estados Unidos. Estados Unidos ha sido durante mucho tiempo el mayor receptor de inversión extranjera directa (IED) del mundo, pero el impredecible entorno legislativo y normativo de los últimos cuatro años ha hecho que muchos inversores pausen sus planes para establecer o expandir operaciones comerciales en dicho país, y para comprar bienes raíces por motivos comerciales o personales.

Ante todo, los inversores inmobiliarios quieren previsibilidad y, aunque los fundamentos del entorno económico, político y normativo estadounidenses son conocidos y tranquilizan a los inversores, las divergencias en la práctica establecida en cuanto a la política comercial y la inmigración hicieron que muchos líderes empresariales pospusieran los planes de inversión inmobiliaria en Estados Unidos durante la Administración Trump.

La buena noticia es que el presidente Biden se ha movido rápidamente con el fin de deshacer las políticas de inmigración del Gobierno anterior (que creó incertidumbre en cuanto al tema de la visa para los inversores), y el secretario de Estado Anthony Blinken y el enviado presidencial especial para el clima John Kerry han estado ocupados fortaleciendo las relaciones con los aliados de Estados Unidos.

Históricamente, el mercado inmobiliario de Estados Unidos se ha percibido como un refugio seguro en tiempos de incertidumbre económica. En la actualidad, las bajas tasas de interés e impuestos, una economía relativamente estable, y la liquidez y transparencia del mercado inmobiliario nacional han contribuido a una aceleración de la actividad inmobiliaria, incluidas cantidades récord de inversión extranjera.

Al mismo tiempo, dada la complejidad de la legislación estadounidense con sus múltiples jurisdicciones (federal, estatal y municipal, entre otras), y normativas en el ámbito inmobiliario que pueden diferir según la región, es imprescindible e importante que los inversores de bienes raíces con destino a Estados Unidos hagan una planificación cuidadosa y obtengan un asesoramiento adecuado.

Por ejemplo, para los promotores inmobiliarios hay enormes diferencias normativas entre una propiedad ubicada dentro de la ciudad de Nueva York y otra ubicada en Long Island, a pocas millas de distancia. A un inversor desprevenido (y esto lo hemos visto una y otra vez) le puede ocurrir que un proyecto —con su financiamiento correspondiente— no pueda avanzar porque no se han obtenido los permisos requeridos de las agencias reguladoras.

Por supuesto, también existen consideraciones fiscales, ya que las empresas y las personas que invierten en Estados Unidos están sujetas a distintos impuestos federales, estatales y locales, independientemente de la residencia del contribuyente.

Sin embargo, la inversión inmobiliaria implica mucho más que el pago de impuestos.

La adopción de un enfoque holístico para el asesoramiento en inversiones inmobiliarias

Abordamos la inversión inmobiliaria desde una perspectiva holística, identificando y superando los problemas que puedan afrontar los inversores en pos de sus objetivos.

Entre las distintas cuestiones a considerar están la selección de posibles socios de joint ventures; identificar y tratar con agentes inmobiliarios de confianza y asegurar financiamiento en términos favorables; contratar a profesionales de la construcción con experiencia, como contratistas y arquitectos; luego, recorrer el proceso de negociación y firma de contratos con todas las partes y, posteriormente, realizar la debida diligencia necesaria para comprender los riesgos legales que acompañan a la adquisición.

No comprender ni abordar los problemas normativos exclusivos de una jurisdicción en particular puede traer consecuencias catastróficas para una inversión inmobiliaria.

Algo que también hemos visto que es muy útil para muchos de nuestros clientes inmobiliarios es nuestra amplia experiencia a nivel internacional. Nuestros abogados especializados en el ámbito inmobiliario hablan varios idiomas, como el chino, ruso, español, francés, portugués y alemán, y nuestro conocimiento de cómo funcionan los mercados de bienes raíces en otros países nos ayuda a garantizar que nuestros clientes inviertan cómodamente en los mercados estadounidenses con un riesgo mínimo y con vistas al máximo rendimiento.

Si usted es un individuo o empresa extranjera que busca establecer (o desarrollar) una presencia inmobiliaria en Estados Unidos podría verse frente a algunos de los problemas siguientes:

  • Encontrar la mejor ubicación y negociar el mejor precio
  • Adquirir la propiedad después de realizar la necesaria debida diligencia para comprender y minimizar el riesgo legal y comercial
  • Recorrer estructuras normativas complejas
  • Estructurar una financiación adecuada
  • Tomar las decisiones estratégicas de la entidad y minimizar la obligación tributaria
  • Obtener los permisos y licencias necesarios para la construcción y operación
  • Hacer frente a la zonificación, los convenios restrictivos y los gravámenes
  • Encontrar y contratar al personal para la construcción, el título de propiedad y otros proveedores de servicios
  • Preservar el anonimato cuando sea posible

Muchas leyes y normativas rigen las operaciones comerciales en Estados Unidos y lo más importante es estar lo más informado posible sobre los contextos operativos y legales relevantes para su negocio, y obtener un asesoramiento legal lo más atinado posible en cada paso del camino hacia la inversión y al tomar decisiones comerciales.

Además de una experiencia comercial de décadas en el ámbito de las propiedades inmobiliarias, nuestros abogados nacionales e internacionales son destacados autores que han sido publicados, conferenciantes y panelistas frecuentes en seminarios y charlas, y también profesores de derecho. Como litigantes inmobiliarios experimentados, aportamos unas habilidades de negociación sólidas y firmes, tratando de mitigar los riesgos en cada transacción.

Read More

Sin categorizar