Litigos y Arbitraje en China

Litigos y Arbitraje en China

No se conforme con menos pudiendo tener el mejor asesoramiento legal.

¿Qué debe hacer si una empresa de China continental le debe dinero o le ha perjudicado? Pues demandar a la empresa china, por supuesto. ¿Pero cómo?

Los tribunales de China continental no ejecutan las sentencias de los Estados Unidos. Por lo tanto, probablemente le supondrá una pérdida de tiempo presentar una demanda en un tribunal de EE. UU. contra una empresa china sin activos ni en los Estados Unidos ni en un país que sí ejecute las sentencias de los EE. UU. Sin embargo, es importante que investigue dónde tiene exactamente su base la compañía “china” porque China continental, Hong Kong, Taiwán y Macao son jurisdicciones completamente distintas. China sí hace cumplir las sentencias judiciales de otros muchos países occidentales, por lo que es primordial investigar la efectiva ejecución de sentencias en el país extranjero relevante para su caso.

LA JURISDICCIÓN

Por lo general, la jurisdicción será el primer problema que tendrá que resolver al formular su estrategia de litigio contra una empresa china. Demandar a una compañía china en los Estados Unidos requiere la típica consulta de contactos que se realiza en casos de demanda a compañías extranjeras. Ver Asahi Metal Industry Co. v. Superior Court of California, Solano Cty., 480 U.S. 102 (1987); Glencore Grain Rotterdam B.V. v. Shivnath Rai Harnarain Co., 284 F.3d 1114 (9th Cir. 2002).

Si un tribunal de EE. UU. tiene jurisdicción sobre una empresa china, demandar a esa empresa china en un tribunal de EE. UU., normalmente diferirá de demandar a una empresa nacional en cuanto a la notificación de la demanda, la presentación de las pruebas, la estrategia del litigio y la ya mencionada ejecución de la sentencia.

LA NOTIFICACIÓN DE LA DEMANDA

China es parte del Convenio de La Haya sobre la Notificación o Traslado en el Extranjero de Documentos Judiciales y Extrajudiciales en Materia Civil o Comercial. Por lo tanto, la notificación a una empresa china debe cumplir con este Convenio.

La notificación en China en virtud del Convenio de La Haya se realiza a través de la autoridad central china designada en Beijing, que es el Departamento de Asistencia Judicial Internacional, del Ministerio de Justicia de la República Popular China.

Una empresa estadounidense que demanda a una empresa china en un tribunal estadounidense debe presentar los siguientes documentos al Ministerio de Justicia de China:

  • El formulario de Estados Unidos Form USM‐94
  • La versión original en inglés de los documentos a ser entregados. La citación debe contar con el sello del tribunal que lo emite.
  • La traducción al chino de todos los documentos a ser entregados. Debido a que el USM-94 no se entregará, no es necesario traducir ese formulario.
  • Una fotocopia de cada uno de los documentos anteriores.

Aunque China no tuvo ninguna reserva específica con respecto a las traducciones cuando se adhirió al Convenio de La Haya sobre la Notificación, el Ministerio de Justicia de China informó a la Embajada de los Estados Unidos en Beijing que los documentos que van a presentarse en China deben estar traducidos al chino mandarín. Dado que el Ministerio de Justicia de China es la entidad gubernamental que efectúa la notificación de la demanda en China, tiene sentido cumplir con sus requisitos.

El Ministerio de Justicia chino enviará sus documentos de notificación al tribunal local conveniente y ese tribunal procederá a la notificación. Según nuestra experiencia, los tribunales chinos son bastante lentos (y cada vez más lentos) a la hora de emitir notificaciones. Si la empresa china a la que está demandando es una entidad local poderosa, la notificación puede ser incluso más lenta. Llamar y enviar correos electrónicos repetidamente tanto al propio tribunal como al Ministerio de Justicia, por lo general, acelera la notificación. Debe figurar en servicio entre 12 y 16 meses.

China se opuso formalmente a la notificación por correo en virtud del artículo 10 (a) del Convenio de La Haya sobre la Notificación, objeción que fue declarada válida por los tribunales de los Estados Unidos. Ver DeJames v. Magnificence Carriers, Inc., 654 F.2d 280 (3d Cir. 1981), cert. den., 454 U.S. 1085; Dr. Ing H.C. F. Porsche A.G. v. Superior Court, 123 Cal. App. 3d 755 (1981).

Cuando una compañía china ha sido notificada de una demanda en los Estados Unidos, la empresa está sujeta a las normas habituales sobre el discovery de las pruebas. China, sin embargo, prohíbe las deposiciones en suelo chino, incluso si el declarante lo aprueba. En su declaración sobre la adhesión al Convenio de La Haya sobre la Obtención de Pruebas en el Extranjero en Materia Civil o Comercial, China declaró que no estaría obligada por aquellas disposiciones que otorgan a los funcionarios consulares el derecho de supervisar las deposiciones. En 1989, China permitió una deposición en U.S. v. Leung Tak Lun, et al., 944 F.2d 642 (9th Cir. 1991), pero informó que haberle otorgado autoridad a esa deposición en particular no debería considerarse precedente, y desde entonces no ha permitido más deposiciones. Hacer una deposición en China puede suponer arresto o expulsión. Incluso que un testigo en China haga una deposición telefónica probablemente viola la legislación china, lo que no sería una buena idea para alguien que planea ir a China.

El modo más sencillo de que testifique alguien que está en China suele ser que el testigo viaje a los Estados Unidos o a Hong Kong para realizar la deposición.

China permite un discovery de documentos limitado en virtud del Convenio de La Haya sobre la Obtención de Pruebas. En los artículos 1 y 2 del Convenio se estipula que la solicitud del discovery de documentos sea a través de carta rogatoria emitida por el tribunal donde la acción está pendiente y que sea transmitida a la “autoridad central” de la jurisdicción donde se encuentran los documentos.

La autoridad central es responsable de transmitir la solicitud al organismo judicial correspondiente para que responda. El artículo 23 del Convenio recoge que un país signatario “podrá declarar en el momento de la firma, la ratificación o la adhesión, que no ejecutará las cartas rogatorias que tengan por objeto el procedimiento conocido en los países del common law con el nombre de pre-trial discovery of documents”.  Eso fue lo que China declaró, permitiendo el discovery de documentos con fines probatorios, pero no con el propósito único de recopilar información.

Aunque China aceptó aportar pruebas para el discovery del juicio, usted no debería esperar que la autoridad central de China ordene a un tribunal chino que presente documentación para su caso. El Departamento de Estado de EE. UU. realizó el siguiente resumen de cómo China responde a las solicitudes de discovery de documentos judiciales de EE. UU.:

Si bien es posible solicitar en China la compulsión de pruebas conforme a una carta rogatoria (Convenio de La Haya sobre Obtención de Pruebas), dichas solicitudes no han sido particularmente exitosas en el pasado. Las solicitudes pueden tardar más de un año en ejecutarse. No es raro no recibir respuesta o que, transcurrido un tiempo considerable, las autoridades chinas soliciten una aclaración al tribunal estadounidense, sin ninguna indicación de que la solicitud finalmente se ejecutará.

Las compañías chinas no están acostumbradas al estilo estadounidense del discovery y, a menudo, consideran que el cumplimiento de las reglas de discovery es opcional.

ESTRATEGIAS DE LITIGIO

Las compañías estadounidenses tienen muchas ventajas sobre las compañías chinas en los litigios en EE. UU. Los jurados estadounidenses normalmente ven a las compañías chinas de manera negativa. Muchas veces las compañías chinas intentan eludir nuestra normativa relativa al discovery y que la corte señale este asunto puede costarle la credibilidad a la compañía china o puede forzarla a incurrir en sanciones. Quizás lo más importante es que las compañías chinas suelen subestimar la importancia de las decisiones de los tribunales de los EE. UU., y a menudo frenan enérgicamente la defensa de una demanda hasta la apelación. De El desastre en los tribunales de las empresas chinas:

En China, los recursos de apelación son normalmente de novo, es decir, si un juez de primera instancia no está de acuerdo con la versión de los hechos que usted tiene, usted puede volver a intentar contar su versión de los hechos en el nivel de apelación. Pero en los EE. UU., los tribunales de apelación dan por válidos los fundamentos de hecho del tribunal de primera instancia, centrándose solamente en las controversias derivadas de la interpretación del juez de primera instancia sobre las cuestiones legales. Esto significa que en Estados Unidos no es frecuente tener más de una oportunidad de presentar nuestra versión de los hechos, por lo que es mejor hacerlo bien desde el principio. En China, la lucha a menudo comienza solo cuando el caso llega al tribunal de apelaciones.

SENTENCIAS ESTADOUNIDENSES EN CHINA

Las resoluciones judiciales de Estados Unidos prácticamente no tienen ningún valor en China. No hay ningún tratado o acuerdo recíproco entre China y los Estados Unidos con respecto al reconocimiento o a la ejecución de sentencias en materia civil. Por estas razones, los tribunales chinos casi siempre ignoran las sentencias estadounidenses.

Si la empresa china a la que está demandando tiene activos en los Estados Unidos o en otro país que normalmente ejecuta las resoluciones de los Estados Unidos (como el Reino Unido, Canadá o Corea del Sur), la demanda ante un tribunal de los Estados Unidos puede ser la mejor manera de proceder. De lo contrario, la resolución de un tribunal de los Estados Unidos puede llegar a ser de poca o ninguna utilidad.

EL ARBITRAJE EN LOS EE. UU.

China firmó la Convención de 1958 sobre el Reconocimiento y la Ejecución de las Sentencias Arbitrales Extranjeras, por lo que normalmente sus tribunales aplicarán sentencias arbitrales extranjeras de organismos arbitrales extranjeros reconocidos. Sin embargo, es mucho menos probable que los tribunales chinos ejecuten sentencias arbitrales extranjeras obtenidas por defecto. Además, los tribunales chinos a veces también obstaculizan los casos de arbitraje extranjero durante años como una forma de evitar el cumplimiento de la ejecución, al tiempo que consiguen que la cantidad de ejecuciones se vea mejor de lo que realmente es.

EL ARBITRAJE EN CHINA

China tiene algunos órganos arbitrales legítimos, siendo el más importante la Comisión Internacional China de Arbitraje Económico y Comercial (conocida bajo la sigla CIETAC). En general, los órganos arbitrales chinos permiten poco o ningún discovery y muchas veces tampoco permiten testimonios en vivo. Puede esperar que su caso sea juzgado en base a los documentos. Por lo general, tiene sentido estipular el arbitraje en inglés y muchos árbitros extranjeros –como su contraparte china– aceptarán.

REALIZAR UNA DEMANDA EN UN TRIBUNAL CHINO

Si demandar a una empresa china en los Estados Unidos no tiene mucho sentido, puede que litigar en China lo tenga más. Aunque el sistema judicial chino sea muy diferente de aquel al que están acostumbrados los abogados estadounidenses, es más manejable de lo que muchos abogados estadounidenses creen. Las empresas extranjeras pueden ganar y, de hecho, ganan casos contra compañías chinas en los tribunales chinos. Sin embargo, antes de presentar una demanda en un tribunal chino, es importante comprender algunos conceptos básicos sobre su sistema judicial.

En primer lugar, una empresa estadounidense o europea generalmente no tiene impedimentos jurisdiccionales para demandar a una compañía china en China continental. Los artículos 3 y 237 de la Ley de Procedimiento Civil de la República Popular China conceden a los tribunales chinos jurisdicción sobre casos internacionales que involucran a un demandante extranjero contra una empresa china. Aunque suele ser posible poner una demanda en China, obviamente no debería procederse hasta tener una mejor comprensión de lo que realmente implicará.

En segundo lugar, los tribunales chinos aplicarán la ley prescrita en un contrato, los jueces chinos ponen más énfasis que sus homólogos estadounidenses en el contexto general y la “imparcialidad” del caso y mucho menos en las tecnicidades legales. Por ejemplo, si una empresa ejecuta de manera deficiente una obligación contractual debido a un trabajador incompetente o indiferente, casi seguro que un tribunal de los Estados Unidos responsabilice a la empresa de todos los daños que se deriven de la infracción. Un tribunal chino, en cambio, podría no encontrar responsabilidad o limitar gravemente los daños, creyendo que es injusto penalizar a una empresa por la incompetencia de un trabajador.

En tercer lugar, los tribunales chinos prohíben casi todo discovery. Las empresas que demandan en China sin tener un caso sólido desde el principio rara vez prevalecen. Esto también significa que debe tener listas sus pruebas antes de demandar, sobre todo porque el tiempo que pasa desde la presentación de la demanda hasta el juicio suele ser de menos de un año.

Cuarto, los tribunales chinos basan sus fallos casi exclusivamente en pruebas documentales, no en testimonios.

En quinto lugar, es raro llegar a un acuerdo en litigios comerciales chinos. El costo de litigar es casi siempre mucho más bajo que en los Estados Unidos, y una vez que se ha presentado una denuncia, a menudo se considera que llegar a un acuerdo es desprestigiarse. La compañía china a la que está demandando puede preferir perder el caso y culpar al juez que resolver por medio de acuerdo y ser visto como culpable.

Sexto, los tribunales chinos rara vez dan grandes indemnizaciones por daños y perjuicios, sin importar el caso. Las compañías chinas generalmente operan con pequeños márgenes y los tribunales chinos detestan perjudicar a una empresa en funcionamiento o causar despidos. En particular, los jueces chinos dudan en otorgar resarcimiento debido a pérdidas de ganancias, o por daños y perjuicios. En definitiva, los tribunales chinos no dan el tipo de indemnización por daños que existe en los Estados Unidos.

Séptimo, aunque en China está mejorando su capacidad de hacer efectivo el cobro de lo dispuesto en una sentencia, aún le falta para llegar al nivel de los Estados Unidos o de muchos países de Europa. Los tribunales chinos a menudo carecen de la autoridad y no reciben la asistencia de otros organismos encargados de hacer cumplir la ley para forzar el cobro derivado de sus fallos. Además, a las compañías chinas a veces les resulta más rentable evitar un juicio, cerrando la empresa y volviendo a abrir con un nuevo nombre.